"Grandes conversaciones y charlas siempre están acompañadas de un buen vino" Ramiro Balliro, enólogo de Bodega Diamandes

Nota Exclusiva de UnVinoAhora.com

Bodega Diamandes, en 2005, la familia Bonnie, propietaria del reconocido Château Malartic-Lagravière (Grand Cru Classé de Graves) y del Château Gazin Rocquencourt (Pessac- Léognan) decidió partir de Francia para descubrir nuevos horizontes vitivinícolas. Todo empezó con la adquisición, junto a sus socios, de un bloque de 130 hectáreas, situado en pleno Valle de Uco, al sur de Mendoza. Allí nació la bodega DiamAndes, coproductora además del prestigioso Clos de los Siete. Sus instalaciones, cuya arquitectura se funde con los maravillosos paisajes andinos, permiten la elaboración de vinos en condiciones excepcionales desde la cosecha 2007. El nombre DiamAndes surgió como un juego de palabras entre “Diamante” y “Andes” (la cordillera que le otorga su marco). El nombre fue idea de Alfred-Alexandre Bonnie y surgió un día mientras disfrutaba de un asado en la Laguna del Diamante – Mendoza. El reflejo del volcán Maipo sobre la laguna hizo que Alfred-Alexandre relacionara ambos nombres.

 

El Enólogo

Desde comienzos de 2017, el enólogo de Diamandes es Ramiro Balliro, quien con 34 años ya ha pasado por bodega Corazón del Sol y O. Fournier, de esta última recuerda a José Spisso “mi maestro, sin ninguna duda”, cómo referentes a nivel internacional Ramiro destaca a Michel Rolland quien se desempeña como consultor de Diamandes. “También admiro mucho a  Pepe Galante y Roberto de la Mota. De más está decir que mis colegas en Clos de Los Siete son una inspiración para mi trabajo, los admiro y es un placer trabajar con ellos.”- agrega.

 ¿Con respecto al vino, cómo recordás la mesa familiar en tu infancia?

Muy buenos recuerdos, siempre se comía en familia, todos muy respetuosos de los horarios y por supuesto, cena y almuerzo siempre se tomaba vino tinto en invierno, blanco y rosado con soda en verano. Yo empecé a tomar vino a los 12 años y al día de hoy una comida sin vino no es comida.

¿Cuándo decidiste que querías hacer una carrera relacionada con la industria del vino ?

En noviembre de 1997 fue cuando decidí estudiar algo relacionado con el vino. En ese mes mi padre compró un viñedo en Mendoza y fue cuando supe que iba a hacer algo relacionado en la industria. Sí en ese momento me decían dónde iba a trabajar a esta altura, de seguro no lo hubiese creído para nada!! Creo que los vinos de la cosecha 2006 son los que más gratificaciones me dieron. Fue mi primera cosecha y en ese momento me dí cuenta que era lo que quería hacer durante toda mi vida

¿Cuál fue el primer vino en que notaste que tus opiniones fueron tomadas en cuenta para el proceso de elaboración y repercutieron en el producto terminado?

Fue en 2012, mi primera cosecha trabajando en un puesto importante para una bodega importante

¿Cuál es el mayor desafío para un enólogo?

Todos los días son un desafío, desde cuidar el viñedo, cada detalle en la producción, la precisión y toma de decisiones

¿Cuál es el vino que probaste últimamente que más te sorprendió?

Malartic Lagraviere tinto cosecha 1998, impresionante!

¿Cuánto pensás que aporta al consumidor los premios o puntajes?

Son una buena guía para orientar a los consumidores, aunque siempre es mejor que cada vino hable en la copa.

¿Qué debería mejorarse en la comunicación, como ves la industria local en relación a otros mercados ?

Quizás habría que ser un poco más simple a la hora de comunicar sobre el  vino, tratar de dar informaciones fáciles de comprender a los consumidores, educar en las diferentes regiones, formas de trabajar , suelos, etc. La industria local tiene un potencial enorme para estar a la altura de las grandes capitales de los vinos. En los últimos 15 años la industria ha evolucionado mucho. De vinos muy concentrados hemos empezado a elaborar vinos más francos, que empiezan a demostrar las cualidades de un lugar determinado con un gran balance, equilibrio y elegancia.  A futuro creo que vamos a estar más cerca de comprender la expresión máxima del terroir y la sustentabilidad de nuestros viñedos.

¿Qué le dirías a alguien que le gustaría iniciarse en el mundo del vino desde la elaboración o desde el consumo?

El mundo del vino es un mundo de personas apasionadas. Si vas a formar parte de la industria desde la elaboración, siempre hacerlo con pasión. Si lo vas a hacer desde el consumo, disfrútalo al máximo, en mi opinión es la mejor bebida que hemos hecho! Grandes conversaciones y charlas siempre están acompañadas de un buen vino.