Patricio Tapia: "Sería mejor usar menos la palabra Malbec"

Vinos & Bodegas iProfesional dialogó con el reconocido periodista chileno, quien está presentando la última edición de Descorchados.

Compleja y desafiante fue la tarea que encaró el reconocido periodista chileno Patricio Tapia cuando encaró la producción de Descorchados Argentina 2020, la ya tradicional guía que arrancó en el país trasandino en 1999 y que ahora también tiene ediciones en Brasil y Uruguay.

Es que, a lo largo de varios meses, Tapia seleccionó más de 1.450 vinos de un total de 1.662 etiquetas, producidas por más de 200 bodegas locales, todo un récord para esta publicación.

Descorchados Argentina 2020, según su autor, se caracteriza por la gran diversidad de estilos, variedades y regiones, un fiel reflejo de lo que está ocurriendo en la vitivinicultura argentina.

"Ya no hay un monopolio, una forma única de hacer vinos, sino que muchas miradas, muchas visiones, lo que enriquece aún más el panorama en este país", plantea el experto, quien dialogó sobre el presente y futuro del vino argentino.

-Si tuvieras que hacer un balance, ¿qué suma de esa diversidad al vino argentino como marca a nivel mundial y qué variables restan o bien todavía no alcanzan para contribuir a esta construcción de imagen de marca?

-Yo creo que suma la diversidad de miradas con respecto al Malbec y también la idea de que hay un abanico de varietales y de lugares que pueden dar grandes vinos en el futuro. Hay muchas más voces cuyo mensaje es ahora rico en matices. Y lo que falta es profundizar en todo esto, que es algo que recién comienza y que debiera ser comunicado y tratado como tal: un recién nacido, es decir, con mucho, pero mucho cuidado.

-Desde que degustás vinos, el Malbec ha cambiado, y mucho. Se ha diversificado en términos de estilos, zonas y formas de abordarlo. ¿Hay espacio para que el Malbec siga sorprendiendo aquí y en el mundo? Y si es así, ¿cuán alto es el techo que hay por encima?

-Creo que se ha dado un paso muy importante: mover al Malbec desde un lugar en donde primaba el estilo enológico a un lugar en el que lo que importa es el sentido de origen. Pero ese paso se acaba de dar. Como dije, todo esto recién comienza y la diversidad que hoy muestra el Malbec será mucho mayor en el futuro. ¿Techo? No tengo idea. En Barolo, ¿hay un techo para el Nebbiolo? En Borgoña, ¿hay uno para el Pinot Noir?

-La Criolla tuvo un protagonismo indiscutible en el 2018 y 2019, con muchos lanzamientos. El tema es que muchos de esos lanzamientos se ubican en la alta gama, con precios por encima del promedio. ¿Creés que existe una demanda real para este estilo de vinos por fuera del círculo pequeño de curiosos y entendedores o quedará en el circuito hipster?

-Creo que, por el momento, el tipo de vinos que da la Criolla es tan pero tan distinto al que toda una generación se acostumbró a beber, que es probable que permanezca en círculos más bien alternativos. Sin embargo, cuando se consolide esta nueva generación de consumidores que ha entrado al vino sin prejuicios y que no tiene preconceptos de lo que un buen vino debe ser, ese seguro será el momento en el que se abriría el camino para que la Criolla se masifique.

-Para esta guía degustaste muchos vinos desnudos y sin sulfitos. ¿Qué opinás de la calidad en general que están logrando los vinos "naturales"?

-En general, en Argentina es muy buena porque, tras la mayor parte de estos vinos hay técnicos o gente con cierta sensibilidad. En Descorchados hemos sido promotores de este tipo de vinos de menor intervención enológica, pero hemos siempre dejado claro que por muy buena que sea la historia, si el vino tiene defectos, el mensaje se diluye. Es como una historia de trama muy buena, pero escrita con horribles faltas de ortografía. Yo, al menos, no la podría disfrutar.

-Volviendo al Malbec, es una variedad que tuvo su auge hace unos años, pero los reportes marcan que la demanda viene cayendo en un mercado estratégico como Estados Unidos. ¿Es para alarmarse o no?

-Lo que ha cansado al mercado norteamericano es un tipo de Malbec; el dulce, el sobremaduro, el estandarizado, el Malbec sin carácter. Para los otros aún hay mucho espacio. Y mientras menos se use la palabra Malbec y más se use el nombre del origen del vino, mucho mejor. En el futuro, lo ideal sería que el genérico no fuera Malbec, sino que sea "tinto argentino" y que la gente buscara primero eso, y que luego se fuera por el origen. Sería un mundo ideal, como dije.

-¿Qué blancos te sorprendieron más durante las degustaciones que hiciste para la guía?

-Desde hace ya años que el Chardonnay es el gran blanco argentino. Hay muy buenos Sauvignon y el Torrentés no deja de sorprenderme, pero grandes vinos blancos solo he visto con Chardonnay.

-Justamente, respecto del Torrontés, más allá de cosas interesantes como las que están haciendo algunas bodegas, parece un poco estancado en cuanto a novedades. ¿Ves que esta cepa puede transitar un verdadero renacimiento acá y en el mundo o puede ir apagándose?

Lo que sucede, creo yo, es que el Torrontés no es para todos. A muchos les puede parecer agotador o muy rústico o muy empalagoso. A mi me gusta y me entusiasma el trabajo de muchos productores con la cepa, pero el Torrontés no es el Chardonnay y creo que nunca lo será, por mucho que a mi me guste la idea de que lo fuera.

29/1/2020 Fuente