Vinos: qué historias se esconden detrás de los nombres de bodegas argentinas

En esta producción, iProfesional te cuenta las historias y las anécdotas que hay detrás de los nombres de grandes bodegas, así como de pequeños proyectos.


¿Alguna vez te preguntaste por qué las bodegas argentinas se llaman como se llaman? En muchos casos, no hace falta indagar tanto, como sucede con un amplio abanico de proyectos bautizados con el apellido de la familia o el nombre completo del fundador, como es el caso de Bianchi, Goyenechea, Zuccardi, Humberto Canale, Susana Balbo Wines, Alfredo Roca o Etchart.

En otros casos, la zona en la que se emplaza la bodega termina imponiéndose en el nombre, como sucede con Costa & Pampa, la primera bodega de Chapadmalal, que cuenta con viñedos a escasos metros del mar. O con Casa de Uco, el proyecto emplazado en una de las zonas de mayor altitud de ese valle que le da su nombre.

Pero hay muchas bodegas cuyos nombres son un misterio para muchos de quienes disfrutan de sus vinos. Por eso en esta producción te invitamos a conocer las historias que hay detrás:


Bodegas Salentein


Este establecimiento es uno de los pioneros del Valle de Uco y fue fundado en 1996 por el empresario holandés Myndert Pon. El nombre Salentein es el mismo que tiene una mansión y finca ubicada en la ciudad de Nijkerk, en el corazón de Holanda. La misma fue construida en el siglo XVIII y, según explicaron desde la bodega, en el año 1980 pasó a ser propiedad de la familia Pon.

"Cuando Myndert Pon llega a la argentina elige el nombre Salentein para darle nombre a la bodega que cambiaría para siempre la historia del Valle de Uco", indicaron.

¿Hubo algún otro nombre que hayan barajado? Frente a esta pregunta, desde la bodega plantearon: "Sí, Salentino, que surgía de la unión de Salentein y Argentino, pero resultó ser una marca de vinos italiana que estaba registrada en muchos países e imposibilitaba poder comercializarlos internacionalmente y eso disentía con la visión que siempre tuvo Myndert Pon de elaborar vinos de clase mundial en el Valle de Uco para exportarlos a la mayor cantidad de países del mundo".

Bodega Monteviejo


Dentro de Clos de los Siete, el proyecto que llevó adelante Michel Rolland en Valle de Uco, se encuentra una de las bodegas más reconocidas de la Argentina: Monteviejo, que alumbra grandes vinos de clase mundial, de la mano del reconocido enólogo Marcelo Pelleriti.

Ahora bien, ¿por qué eligieron ese nombre? En diálogo con iProfesional, Pelleriti explicó que Catherine Père-Verge, dueña de la bodega, lo eligió porque el primer château que adquirió en Pomerol, Francia, allá por el año 1985, se llamaba Montviel, que en español significa, justamente, Monteviejo

Bodega Doña Paula


La bodega, que posee viñedos en Luján de Cuyo y en Valle de Uco es propiedad de Santa Rita Estates, perteneciente a su vez de Grupo Claro, de Chile.

Esto explica la razón del nombre: "Doña Paula se llama así, por Paula Jaraquemada, quien prestó refugio en su casa a 120 patriotas chilenos liderados por O´Higgins. Actualmente es donde se encuentra el restaurante Doña Paula, dentro de la Bodega Santa Rita de Chile", explicaron desde el establecimiento, que inició sus operaciones en la Argentina en el año 1997.

Viña Las Perdices


La bodega está ubicada en Agrelo, en el corazón de Luján de Cuyo y comenzó sus operaciones en el año 2004, mientras que los primeros vinos se empezaron a comercializar dos años más tarde.

La bodega hoy es liderada por el enólogo Juan Carlos Muñoz, pero fue el nombre lo eligió su padre: Juan Muñoz Lopez, quien llegó a la Argentina a comienzos de los años '50 desde Andalucía para instalarse en Mendoza, donde comenzó a dedicarse al cultivo de la vid.

En cuanto a la razón del nombre, explicaron que cuando él llegó a estas tierras "se asombró de la cantidad de perdices que andaban por los alrededores. Un vecino del lugar le comentó que estas aves de hermosos plumajes eran viejas habitantes de la zona y que solían verse en grupos de tres. Con el correr de los días ellas se transformaron en simpáticas compañeras de sus largas jornadas de trabajo. Fue entonces que decidió nombrar su bodega Viña Las Perdices", indicaron.

Finca Quara


Rodolfo Lavaque fue uno de los responsables de darle visibilidad a los vino del Norte Argentino en las góndolas del mundo. Y la necesidad de que los vinos tuvieran una fuerte identificación con el lugar de origen es lo que motivó la elección del nombre.

"Cuando se pensó en lanzar una línea de vinos bien representativa del norte, se buscó algún animal típico de la región. La quara, de la familia de los camélidos, como son las llamas o las alpacas, surgió como la mejor opción, en gran parte por sus características: es un animal fuerte, que utilizaban los habitantes originales de la zona, principalmente, para transportar cargas pesadas", explicó Ignacio Velasco, gerente de la bodega.

El directivo además explicó que, como requisito importante, el nombre tenía que estar disponible para registro tanto en el país como en otros mercados, pensando en el potencial exportador de los vinos de Cafayate, "y el tener muchas vocales también facilitaba su pronunciación en otros idiomas, otro factor que incidió en la decisión".

Bodega Amalaya


La bodega de Cafayate, Salta, pertenece al Grupo Colomé y que fue creada por el suizo Donald Hess, quien adquirió Colomé en 1998.

Desde la bodega explicaron que "Amalaya fue la palabra que enamoró a Hess cuando compró su primera finca en Argentina, muy cerca de Payogasta, llamada 'El Arenal'".

"Su espíritu y su perseverancia, fue lo que lo llevó a encontrar agua en una plantación sin uso, donde nadie había trabajado la tierra, ni siquiera los incas. Así se ganó el apodo del "el loco Hess", señalaron para luego rememorar que Hess "llevaba un péndulo colgado y le insistió a la empresa de perforaciones para que siguieran escavando, ya que había sentido las vibraciones".

"Al momento en que encontraron agua, la persona que estaba con Donald exclamó '¡Amalaya!'. Y así fue como, años más tarde, cuando Hess decide comenzar su nuevo proyecto en Cafayate y desarrollar una línea experimental de vinos basados en la variedad Malbec, homenajeó ese momento y lo bautizó con ese nombre", concluyeron.

Huentala Wines


La bodega fue fundada en Gualtallary en el año 2002, de la mano del empresario Julio Camsen, dedicado a la actividad hotelera, financiera y vitivinícola.

Según detallaron, Huentala significa "Valle de Guanacos" en la lengua de los huarpes, la población originaria de la región en la que hoy se encuentra Mendoza.

Huentala, además, es el nombre del hotel propiedad de la familia Camsen, en la ciudad de Mendoza.

"Al dar sus primeros pasos en el negocio vitivinícola, decidieron hacerlo con el mismo nombre, rindiendo homenaje a la tierra mendocina, al terroir que da origen a los vinos", indicaron.

Alta Vista

La bodega fue fundada en 1998 por los franceses Patrick d'Aulan y Jean Michel Arcaute.

"Ellos tenían como misión principal buscar los mejores terroirs de Argentina y es ahí cuando descubren un lugar maravilloso: Vista Flores, en el Valle de Uco. Muy cerca, e incluso atravesando este lugar, es donde hoy se encuentran dos de nuestros principales terroirs: Temis, en El Cepillo y Albaneve, en Campo de los Andes", explicaron.

Fue entonces que el nombre de la zona los inspiró y "lo combinaron con lo imponente de la Cordillera de los Andes y la vista desde lo alto, a más de 1.100 msnm, altura a la que se encuentran ubicados nuestros viñedos".

El Porvenir de Cafayate

La bodega se fundó en el 2000, mientras que la primera producción de vinos fue en el 2002, vinos que se lanzaron comercialmente dos años más tarde.

"El Porvenir era el nombre original de la antigua bodega. Cuando fue adquirida por la familia decidimos preservar ese nombre porque nos sentimos identificados con esto de tener la mirada puesta en el futuro, en las próximas generaciones", indicó Lucía Romero, su propietaria.

En un principio le agregaron "de Los Andes", porque –tal como agregó-, las etiquetas tenían –y tienen- la impronta Inca, parte de la influencia andina que se encuentra en Salta y querían resaltar eso.

"Luego nos dimos cuenta que lo que queríamos dar a conocer era nuestro terroir, nuestro lugar en el mundo: Cafayate. Por eso hicimos un rebranding y mejoramos el diseño de las etiquetas y cambiamos el nombre", agregó.

Bodega Gauchezco

La bodega se fundó en el año 2007 en Mendoza por el estadounidense Eric Anesi, quien viajó a la Argentina para conocer más sobre los vinos argentinos.

"Siempre pensamos en ambos mercados, pero necesitábamos un nombre que rápidamente nos posicionara en el exterior. Así que queríamos un término que representara a Argentina y que cuando los consumidores vieran la etiqueta supieran de inmediato que se trataba de un vino argentino. Investigamos varios iconos nacionales y entre ellos el gaucho", indicaron.

Ahora, ¿por qué incluyeron la "z" cuando en realidad gauchesco se escribe con "s"? "Cuando comenzamos el proyecto, en el año 2007 adquirimos una finca en la zona de Barrancas, Maipú que fue fundada en 1881. Leyendo y estudiando la historia de la misma con biografía de la época, vimos escrito el término 'gauchezco', con 'z'. Lo adoptamos y resultó hasta más atractivo", agregaron.

¿Hubo gente en estos años que les marcó esto último como un error involuntario? "Sí, algunos, pero la verdad es que ya se acostumbraron y cuando les contamos la historia refuerza la marca en ellos", concluyeron.

Trivento

La bodega se fundó en 1996, en Mendoza y fue parte del plan de expansión del holding Viña Concha y Toro. Según explicaron desde la bodega, cuando Alfonso Larraín Santa María, presidente del holding, viajó a la Argentina, adquirió en la zona de Maipú, en Mendoza, una bodega de 2 millones de litros y una finca de 154 hectáreas, llamada "Los Vientos".

Cuando preguntó sobre la razón del nombre, el contaron sobre los tres famosos vientos que soplan sobre la árida tierra mendocina: Polar, Zonda y Sudestada. Esto motivó a los propietarios a bautizar a la bodega como "Trivento".

Pyros Wines

Pyros Wines fue creada en 2008, cuando Myndert Pon, tras fundar Salentein, visitó por primera vez Pedernal, en San Juan, de la mano de Rodolfo Perinetti, quien también lo había llevado al Valle de Uco en 1996.

"Pon quedó impactado por la naturaleza salvaje y el potencial de este terruño para la producción de uvas de alta calidad enológica. Fue allí que imaginó dar vida a vinos de clase mundial que fueran el fiel reflejo de las características únicas y diferentes de este valle", indicaron.

El nombre de esta bodega, "hermana" de Salentein y Callia, está vinculado con el terroir. "El suelo del valle está conformado por piedras de sílice conocidas como 'pedernal' o 'piedra de fuego'. Al golpearlas entre sí crean una lluvia de chispas que, según las leyendas locales, fueron utilizadas por los antiguos pueblos de la región para producir fuego", detallaron.

Precisamente son estas piedras las que dieron origen al nombre Pyros", palabra griega que en castellano significa "fuego".

Bodega Andeluna

La bodega, emplazada en el Valle de Uco, fue fundada en el año 2003 por el estadounidense Herman W. Lay y Ricardo Reina Rutini. El nombre nació como respuesta a su lugar de pertenencia y conjugando dos hemisferios del vino: el terrenal y el mítico. Así, "Ande" representa la montaña y el terroir en sí mismo y "Luna" surgió pensando en "el espacio de inspiración y magia, imprescindibles para que pueda nacer un gran vino".

Andeluna se encuentra bajo la conducción de la Familia Barale desde 2013. Uno de los principales motivos por los cuales los herederos de Lay los eligieron como sucesores de su padre, "fue el compromiso para continuar con sus ideales y principios", indicaron.

Finca Beth

La bodega consta de una finca que se compró en el año 2009 y fue plantada en 2010.

Su propietario, Enrique Sack, explicó que "Beth es la segunda letra del alfabeto hebreo. Una vez hablando con un rabino me dijo que en la vida siempre hay que ser beth y nunca creerse aleph, que es la primera letra; es decir, creerse el primero, el número uno. Que siempre hay que ir por la vida con humildad y no creérsela. Y si podés lograr eso, vendrán buenas bendiciones".

Sack agregó que "algo muy importante también es que la Torá, el libro sagrado para la religión judía, comienza con la letra beth. La casualidad, o no, se dio el día que estaba caminando la finca para ver si la compraba. Y ahí sonó mi celular y, justamente, era este rabino, que me preguntó dónde estaba y le comenté que estaba en Mendoza, recorriendo una finca y dudando si la compraba o no. Y ahí me dijo: 'Si pensás que te va a hacer feliz, comprala'. Y así fue".

Lui Wines

El proyecto personal de Mauricio Vegetti –quien hasta hace poco fue el enólogo de Gauchezco Wines-, nació durante su época de estudiante, allá por 2002.

"Primero como un vino para amigos, para tomar durante los asados con guitarreada. Y con el tiempo, tomó un impulso más comercial", señaló el enólogo.

En cuanto al nombre, afirmó que es su apellido materno y, por ende "tiene un gran significado y resume mucho de lo que soy. Además, en italiano significa 'el' y se presta para el juego de que Lui es 'el' vino del 'Japo', un apodo que puso mi madre".

"Hoy te diría, ya con hijos, que Lui terminan siendo las siglas de mi vida", agregó, para luego rememorar que en un comienzo, el proyecto se llamaba "Lui Narváez", porque surgió como un emprendimiento con un amigo.

La Liga de enólogos

El proyecto salió a la luz en el año 2017, si bien se había comenzado a gestar tiempo antes.

"Con respecto al nombre, siempre supimos que queríamos que representara algo colectivo por el hecho de ser una bodega cocreada por siete enólogos. Teniendo como objetivo democratizar el consumo de vino para acercar la industria a los jóvenes y empujar nuevas ocasiones de consumo, empezamos a hacer bromas comparándonos con 'La Liga de la Justicia' y el voto fue unánime", aseguraron.

"Creemos que el mayor aporte fue sumar propuestas que permitan acercar al consumidor joven, siendo poco ostentosas, fáciles de consumir y descontracturadas. También, partiendo de la premisa de 'hacer justicia' presentamos al mercado vinos elaborados con variedades poco convencionales en un país donde aún reina el Malbec", indicaron.

13/8/2019 Fuente